Tras el pedido de Macri, qué provincias se suman a la rebaja de impuestos

En medio de la polémica por la suba de tarifas, el presidente Mauricio Macri les pidió públicamente a los gobernadores que eliminen los impuestos de las facturas de los servicios. Lo hizo a través de un mensaje grabado en la zona de yacimientos de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén, a donde viajó junto al ministro de Energía, Juan José Aranguren.

“Les quiero pedir a los distritos que eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos, así van a aliviar las cargas sobre los comercios, sobre las Pymes y sobre los consumidores”, dijo el Presidente a través de un video transmitido a través de su cuenta de Facebook.

“Es mentira que los subsidios al gas y a la electricidad no los paga nadie. Los pagamos todos con más inflación y con deuda, porque para pagar la energía tenemos que pedir plata prestada, lo que le genera una deuda a futuro que van a tener que pagar nuestros hijos y nietos”, advirtió el primer mandatario.

La que pico en punta en seguir las directrices del presidente fue la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal. La ex ministra de Macri en el gobierno porteño, anunció minutos después del pedido presidencial, una quita de impuestos provinciales a las facturas de los servicios públicos, una medida que aliviará el impacto del polémico aumento de las tarifas que implementará el gobierno nacional.

Vidal iba a hablar a las 14:15 en conferencia de prensa. Sin embargo, el anuncio fue realizado dos horas después, apenas terminó la emisión del video donde el presidente Macri solicitó a los gobernadores que eliminen los impuestos provinciales a las facturas de los servicios.

La modificación tributaria será universal y representará una rebaja del 15, 7% en las facturas de electricidad, del 6,3% en las de gas y del 6,2% en las de agua para las facturas que recibirán los bonaerenses.

Hoy martes, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dejo trascender que se sumará a la rebaja de impuestos que se cobran sobre los servicios públicos en la ciudad de Buenos Aires para amortiguar el impacto de la suba de las tarifas.

En el gobierno porteño analizan por estas horas distintivas alternativas para acoplarse al anuncio. “Hay que tener en cuenta que la estructura impositiva de estos servicios en la provincia es distinta a la que tenemos en la Ciudad”, indicaron desde la sede del gobierno de CABA.

El primero que salió a plantarse ante el pedido presidencial fue el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey.

El primer mandatario de Salta comentó “tenemos que sentarnos a rediscutir cuál es la relación fiscal entre la Nación y las Provincias. Porque, si las provincias se van a hacer cargo del subsidio de las tarifas, como nos hacemos cargo de la Salud, de la Educación, de la Seguridad, de la Justicia y, aparte de todo eso, el Gobierno nacional se queda con el 75% de los recursos, hay algo que a mí no me cierra”.

“En las provincias, particularmente en la nuestra y en el Norte, venimos pagando bastante más energía que en todo lo que es el área del AMBA”, señaló Urtubey y explicó que “hay todo un tramo de la tarifa que está subsidiada todavía o se están eliminando recién subsidios en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, pero en la provincia de Salta y en muchas provincias ya no existían. Entonces, cuando se aumenta todo por igual, acá sigue aumentando la tarifa, pero sigue aumentando inclusive más de lo que se paga en otro lado. No es que se igualan las tarifas, acá siguen siendo más caras de lo que se paga en Buenos Aires, y es totalmente absurdo” manifestó Urtubey.

Por su parte, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, no ocultó su malestar por la jugada de la Casa Rosada. Y cuestionó al presidente Mauricio Macri por haber convocado a los mandatarios provinciales cuando “el problema ya estaba en puerta”.

“Este gobierno tiene mucha habilidad para trasladarle el costo político a los gobernadores y provincias. Lo hizo con la reforma previsional y lo hicieron ahora con las tarifas”, sostuvo Lifschitz.

Dijo que accederán al pedido de Macri para “morigerar el impacto de la tarifa de gas y de electricidad”. Y apuntó contra la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal , que anunció la reducción de hasta 15% en las cargas al agua, al gas y a la electricidad. “No tenemos los impuestos que tiene Vidal. Lo que [Buenos Aires] pierde por un lado, lo recibe por otro lado”, señaló el mandatario de Santa Fe. Y resaltó que el “impuesto más importante que tienen los servicios públicos es el IVA”, un gravamen que recauda la Nación.

Para Lifschitz, el anuncio de Vidal forma parte de “una estrategia para disimular una política tarifaria que en el fondo produce un alto impacto social”. “Intentan maquillar el aumento para que la gente lo pueda digerir”, consideró.

“Evidentemente, se intenta trasladar el costo político de las medidas impopulares y compartirlo con las provincias”, añadió.

El gobernador de Santa Fe opinó que la maniobra de la Casa Rosada “no resuelve el problema de fondo”.