Tres recetas con calabaza para aprovechar la temporada de cosecha

Si el verano argentino te dejó una producción importante de calabazas pero ya no se te ocurren ideas para prepararlas, no te preocupes: si bien en otoño están espléndidas y con su nivel de dulzor en su punto máximo, se pueden conservar por varios meses en perfecto estado. Esta hortaliza de la familia de las cucurbitáceas, presente en tantas huertas hogareñas, es muy rica en antioxidantes, fibra e hidratos de carbono y vale la pena aprovecharla. Para eso, te dejamos tres recetas de Pía Fendrik, exquisitas y aptas para vegetarianos. ¡Tomá nota y disfrutá!

Soufflé de calabaza y queso azul

Soufflé de calabaza y queso azul, un estupendo plato de entrada.

Para 6 porciones

Ingredientes

  • 50 g de manteca
  • 2 cdas. de harina
  • 300 cc de leche
  • 150 g de queso rallado
  • 1 calabaza
  • 1 cdita. de estragón
  • 3 huevos
  • 10 g de queso azul. Podés reemplazar el queso azul por queso Brie.
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Pan rallado

Preparación

Hervir la calabaza en agua con sal hasta que esté bien tierna. Escurrir, procesar y condimentar con sal, pimienta y estragón. Preparar una salsa blanca. Derretir la manteca, agregar la harina, mezclar y cocinar 2 minutos. Agregar lentamente la leche y revolver con batidor de alambre hasta espesar. Condimentar con sal, pimienta y nuez moscada. Agregar el queso rallado, las yemas y el puré de calabaza. Batir las claras a punto nieve y mezclar de forma envolvente. Disponer la mitad de la preparación en moldecitos enmantecados y espolvoreados con pan rallado. Luego agregar el queso azul desmenuzado y, por último, incorporar el resto de la preparación. Llevar a horno fuerte durante 15 minutos.

Ravioles de calabaza

De la huerta al plato: ravioles de calabaza, un exquisito plato principal para los amantes de las pastas.

Para 4 porciones

  • Ingredientes
  • 300 g de harina
  • 3 huevos
  • 100 g de ricota escurrida
  • 1 calabaza
  • 200 g de queso mozzarella
  • 1 cda. de ciboulette
  • Sal y pimienta

Preparación

Hacer la masa con la harina, la sal y los huevos. Dejar descansar a temperatura ambiente. Dividir en porciones y estirar con la Pastalinda. Cocinar la calabaza en el horno. Retirar la pulpa y pisar, agregar el queso, la ricota, la sal, la pimienta y la ciboulette. Llevar a la heladera. Hacer los ravioles. Hervir en agua hirviendo con sal. Acompañar con salsa de tomate y albahaca. Si a los ravioles no los cocinaste, los podés guardar en el freezer durante 1 mes.

En esta receta, es importante que el puré de calabaza esté bien seco.

Mermelada de calabaza

La mermelada de calabaza lleva un tiempo considerable de cocción, pero una vez lista, es una conserva dulce que vale la pena tener siempre a mano en la alacena.

Rinde aprox. 4 frascos de 250 g

Ingredientes

  • 2 kg de calabaza pelada y sin semillas
  • 3 kg de azúcar
  • 1 ramita de canela
  • 1 cascarita de naranja
  • Agua, cantidad necesaria

Preparación

Colocar la calabaza cortada en pequeños cubos en un bol, cubrir con azúcar y dejar reposar durante 12 horas. Colocarlos en una cacerola y agregar agua hasta tapar junto con la canela, el azúcar y la cascarita de naranja. Cocinar a fuego mínimo durante 2 horas. Revolver para evitar que se pegue durante la cocción. Guardar en frascos esterilizados.

Fuente: LA NACIÓN

× Whatsapp