Tres tips para que el puré de papas te salga bien cremoso

Unas técnicas muy simples para llevar este plato a otro nivel.

Cualquier podría pensar que hacer un puré de papas no tiene ninguna ciencia y esta afirmación es verdad pero sólo en parte. Si bien es cierto que no hay que ser un experto para prepararlo, existen algunos secretos que te permitirán convertir esta clásica guarnición en un verdadero manjar.

  1. Las papas deben ser del mismo tamaño para que tengan una cocción pareja y al momento de pisar, estén todas en el mismo punto. Lo ideal es hervirlas enteras y con cáscara pero si no las conseguís en el mercado, podés cortarlas del mismo tamaño. Una vez cocidas, las colás y dejás enfriar antes de retirar la cáscara.
  2. El pisado no tiene demasiada técnica pero sí es importante que lo hagas con un tenedor o con un pisapapas, nunca con batidora o mixer. Manualmente se logra una buena consistencia mientras que hacerlo con un aparato puede derivar en una mezcla chiclosa, para nada agradable,
  3.  La temperatura de la manteca. Por lo general, se aconseja usar la manteca a caliente o a punto pomada, incluso a temperatura ambiente pero jamás fría. Esto es más que nada para lograr que se integre perfectamente a la papa y no queden pedacitos sin disolver en el puré. Lo mismo si pensás agregar leche. Usala caliente o tibia.

Por último, un consejo general es que mientras pisás puré con manteca y leche, lo hagas sobre un fuego mínimo para que vaya tomando punto. Antes de servir, acordate de poner sal, pimienta y nuez moscada. 

Fuente: PRONTO