Trump advierte a Rusia sobre Siria: “Los misiles están a punto de llegar”

El ataque de Estados Unidos a Siria es inminente, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmara que unas 500 personas fueron atendidas en centros médicos en Duma, con síntomas de exposición a agentes químicos y que unas 70 personas murieran. Hasta el momento, el Pentágono manejaba con discreción la represalia, pero el presidente Donald Trump decidió dar un volantazo y anunciarlo en Twitter.

Hace una hora, el jefe de Estado norteamericano tuiteó furioso contra Rusia y Siria y lanzó una tremenda advertencia: “Rusia promete que abatirá cualquier misil lanzado sobre Siria. Prepárate, Rusia, porque están a punto de llegar, nuevos, en perfecto estado e ‘inteligentes’. ¡No deberíais ser socios de un ‘Gas Killing Animal’ que mata a su pueblo y disfruta con ello!”.

El presidente Trump utiliza el apodo “Gas Killing Animal” para referirse a su par sirio, Bashar Asad, a quien ya le había puesto otros sobrenombres de mal gusto como “Animal Assad”. La amenaza doblemente dirigida, se encarga primeramente de alertar a Siria sobre el inminente ataque, pero el tono y el cuestionamiento va estrictamente dirigido hacia Rusia, con quien nuevamente vuelve a tensionarse el vínculo.

En tanto, el portaaviones USS Harry S. Truman parte hoy hacia el Mediterráneo junto con su flotilla de apoyo, algo que ya estaba previsto desde hace varios días, pero que se resignifica a partir del mensaje del mandatario. Hasta el momento el Departamento de Defensa ha llamado este traslado un “despliegue rutinario”, aunque podría rápidamente transformarse en una avanzada de zona.

Asimismo, hace dos días el destructor USS Donald Cook zarpó del puerto de Larnaca (Chipre), y al ser consultado por ese nuevo movimiento la cúpula militar habría dicho que se trataba de una travesía “de rutina”, aunque prefirieron evitar dar precisiones del rumbo al que se dirigía el buque, que es un destructor de la clase Arleigh Burke con capacidad de lanzamiento de misiles teledirigidos.

Fuente: Elintransingente