Tucumán, con la tasa más alta de femicidios del NOA

Con dos casos y un tercero en plena investigación, Tucumán, con Santiago del Estero, lidera el ranking de femicidios registrados en el NOA en lo que va del año. En enero, en todo el país, según Mumala, se registraron 26, es decir, que si se suman los seis hechos de las dos provincias de la región, superan la cuarta parte de las causas abiertas a nivel nacional.

Según el estudio, Salta se ubica en el segundo lugar con dos crímenes, mientras que Jujuy (que el año pasado lideró las estadísticas a nivel nacional teniendo en cuenta el número de casos con la cantidad de habitantes) y Catamarca no tuvieron ninguno.

Desde la organización que se encarga de luchar contra la violencia de género aclararon que se produjo además la muerte de una mujer de manera violenta. “Hemos decidido incorporar los números de víctimas que tienen un trágico final por disputas familiares, ajustes de cuentas o cuestiones vinculadas a drogas. Es otra manera de visibilizar el nivel de violencia que sufren las mujeres”, explicó Yanina Muñoz, vocera de la organización. La vocera también informó que contabilizaron cuatro tentativas de femicidios.

En el primer mes del año hubo un femicidio directo. El sábado 23, la peluquera Rocío Quesada fue asesinada de un disparo por su suegro. El 20 de enero, Leonel Ibiriz fue ultimado cuando intentó proteger a su amiga de una agresión que le propinaba su ex pareja.

El caso que está discutiéndose es el de Marcos Montenegro, ocurrido en el 16 de enero. La víctima podría haber salido en defensa de su hermana que estaba siendo acosada por Álvaro Quiroga, que fue procesado por el homicidio. “Él atormentaba a la hermana, pero no sabemos si lo hacía porque estaba obsesionado o para vengarse de su hermano al que lo terminó matando. De una forma u otra, apuntaba a una víctima vulnerable”, explicó Patricio Char, representante legal de la familia del basquetbolista. Muñoz dijo que esperan que la Justicia avance, pero sí confirmaron que el detenido tenía antecedentes por violencia de género.

Fuente: LA GACETA