Tucumán: una patota de rugbiers molió a golpes a un chico que festejaba su cumpleaños

Un joven de 25 años fue agredido a golpes y patadas a la salida de su cumpleaños por un grupo de rugbiers en la ciudad de Concepción, en la provincia de  Tucumán. Las cámaras de vigilancia de la zona captaron el brutal ataque, por el que ya hay cinco detenidos.

Luego de la viralización de las imágenes y de la declaración de la víctima, identificada como Santiago Elio Pintos, la Justicia tucumana ordenó la detención de cinco rugbiers, que se concretó en las últimas horas. Según informó el Ministerio Público Fiscal de Tucumán, Sebastián Elena (37), Erik Saracho (35), Gabriel Saracho (36), Patricio Gargiulo (30) y Maximiliano Ramírez (26), quedaron aprehendidos en los allanamientos realizados en sus domicilios, tras ser señalados de ser los presuntos autores del delito cometido en contra de Pintos.

Cómo fue el salvaje ataque de los rugbiers tucumanos

El hecho ocurrió en la madrugada del lunes pasado cuando la víctima, salía de festejar su cumpleaños en el bar “La Bodega”, en Moreno al 1200 de la citada localidad donde fue atacado por quienes serían jugadores del Club Huirapuca, según indicaron medios locales.

La víctima contó que uno de los atacantes se acercó a él dentro del bar para increparlo y lo acusó de “haberle pegado a su hermano”. “Nunca peleé con nadie, se habrá confundido, o quizás tenía intención de golpear o pegar, estaban violentos”, explicó al medio El Tucumano.

Y agregó: “Luego de ese encare, nos separaron los chicos del lugar. El tipo me dio la espalda y se fue, pensé que ahí había quedado todo, en un mal entendido”.

“Habremos estado cinco minutos más en el bar y salimos porque quería evitar un nuevo conflicto. Pero estos tipos salieron y nos alcanzaron en plena vereda”, detalló Santiago.

En manada, tiraron a Santiago al piso donde comenzaron a pegarle y patearlo, mientras que otros jóvenes intervinieron para evitar la golpiza y fue entonces cuando el joven pudo ponerse de pie y escaparse de los agresores.

“No entiendo qué pasó, porqué me atacaron de esa manera, entre tantos. Tenía miedo por mi hermano, tenía mucho miedo de que le hagan algo. La verdad que podría haber muerto”, afirmó Santiago.

Por la golpiza, Pintos sufrió varios traumatismos, entre ellos en la mandíbula, y cortes en diferentes partes del cuerpo.

El caso es investigado por la Unidad de Decisión Temprana, a cargo del fiscal Miguel Varela, quien calificó la causa como lesiones graves agravadas por el concurso premeditado de dos o más personas, en concurso real con el delito de amenazas.

Los cinco detenidos serán formalmente imputados en una audiencia oral que ya fue requerida por el Ministerio Fiscal y que será fijada por la Oficina de Gestion De Audiencias (OGA) para las próximas horas.

Fuente: Crónica