Un acusado de femicidio que se quejó de ser acusado

El abogado penalista Rubén Carrazzone, acusado del femicidio de su esposa, Stella Maris Sequeira, desaparecida desde fines de 2016 en Ezeiza, aseguró hoy ante el tribunal que lo juzga que el proceso judicial en su contra “es una burda, vil e inmunda comedia” y volvió a reiterar su inocencia. En una audiencia de poco más de una hora, Carrazzone (66) realizó una ampliación de su declaración indagatoria ante los jueces Alejandro Esmoris, Nelson Jarazo y Fernando Canero del Tribunal Oral Federal (TOF) 2 de La Plata.

El letrado apuntó al proceso judicial que se encuentra desarrollándose en la causa que lo tiene imputado por el femicidio de su esposa, desaparecida desde 2016 y cuyo cuerpo nunca fue hallado. 

“Yo estoy sentado en el banquillo de los acusados perseguido penalmente y acusado formalmente por el Estado nacional”, aseguró Carrazzone, tras lo cual denunció que “fue perseguido por algunos funcionarios públicos”. Luego, el penalista apuntó directamente al juez Esmoris, de quien afirmó: “Me hizo dos amenazas públicas durante este juicio de sacarme la defensa si no cumplía con sus imposiciones”.

Sobre el proceso judicial, Carrazzone dijo: “Si el hecho no fuese tan grave, como la desaparición de mi señora; y la pena no sea tan grave, como la reclusión perpetua, esto sería una comedia burda vil e inmunda que se llevó adelante para satisfacer intereses personales”, expresó.

Y añadió que “este proceso se está desarrollando en el campo de las pasiones personales, de los amores contrariados y de las señoras despechadas. No se me permite invocar pruebas, leer actas públicas, indagar a testigos”.

Tras la primera parte de exposición, el presidente del tribunal solicitó un breve cuarto intermedio, tras el cual Carrazzone volvió a cuestionar el proceso en su contra, algunas pruebas que se fueron presentando en los encuentros anteriores y expresó que los testigos “mintieron en su declaración”.

Sobre su relación con Sequeira, aseguró que eran “una pareja consolidada y con proyectos” y sostuvo que “fue una bendición” haber conocido a su esposa y a la hija de ella, Solange Ponzo (33) -ahora querellante en la causa-, ya que le “trajeron felicidad” en su vida.

“Fue una bendición en mi vida conocer a Stella y a Solange. A pesar de algunos enfrentamientos que podemos tener ahora, siempre va a prevalecer el gran cariño que tengo a Solange como hija”, aseguró. Según dijo la abogada defensora Raquel Hermida Leyenda a Télam, se aguardan otros testimonios en el juicio para luego dar paso a los alegatos.

Carrazzone es juzgado por los delitos de “homicidio doblemente calificado por haberse cometido sobre su pareja conviviente y mediando un contexto de violencia de género y de falsa denuncia”, en perjuicio de Sequeira.

El debate es llevado adelante por la Justicia Federal, ya que inicialmente el caso fue investigado como un presunto secuestro extorsivo, debido a que el abogado denunció que había recibido un llamado para que entregara dinero si quería recuperar a su esposa, lo que finalmente se desestimó. 

La víctima, quien convivía desde hacía 13 años con el penalista, desapareció el 29 de diciembre de 2016 de su casa de la localidad de El Ombú, partido de Ezeiza. El abogado denunció el hecho recién el 31 de ese mes y, un día después, aseguró haber recibido un llamado extorsivo en el que le exigieron 80.000 dólares para liberarla.

Sin embargo, la pesquisa determinó que se había tratado de una falsa denuncia, aparentemente tendiente a entorpecer la investigación y ocultar el femicidio.

Fuente: Página |12

× ¿Te ayudamos?