Un grupo de madres podrá cultivar cannabis medicinal para sus hijos

Pasan los meses y la ley de uso medicinal del cannabis, que aprobó el Senado en marzo de 2017, no se activa. El Estado argentino no cultiva la planta de marihuana, ni produce aceites, ni amplía el permiso de importación de éstos a personas que no sean epilépticos ni permite el cultivo personal.

 

Como consecuencia directa de estas limitaciones y de la creciente demanda, son cada vez más los recursos de amparo que la Justicia recibe para que respalde a los usuarios a mantener el tratamiento con esta planta milenaria. Y la forma es a través del cultivo en sus propias casas. Así las cosas seis madres rosarinas consiguieron que la Justicia les permita hacerlo para sus hijos enfermos.

 

Se trata del primer caso de amparo colectivo en el país relacionado al cultivo de marihuana, algo que está prohibido y que, de acuerdo a la ley de drogas actual, es considerado un delito que contempla hasta 15 años de prisión.

Asesoradas por la Asociación de Usuarios y Profesionales para el Abordaje del Cannabis (AUPAC) y la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la Universidad Nacional de Rosario, donde prueban sus aceites, y representadas por dos abogadas del partido local Ciudad Futura, las madres consiguieron un marco de protección ante la posibilidad de ser consideradas narcotraficantes, al menos hasta que el Estado les provea, como debería, de la sustancia.

 

“Se integra socialmente, te mira a la cara, hay un ida y vuelta, mejoró su comunicación, puede ir a casa de amigos, a marchas, bajó su hiperactividad, puede ir al cine, se sienta a comer, concurre al Colegio Normal Nº 2 a segundo grado. Nos cambió la vida el tratamiento (…) pudo construir un vínculo con su padre”, contó su mamá, Carina Prieto.

 

Fiamma Bolletino tiene siete años y sufre parálisis cerebral. Desde que comenzó a usar aceite de marihuana consiguió mejorar sus movimientos y pudo comer sola, sin ayuda, y dar más de cuatro pasos sin necesidad de usar el andador. Además se le redujeron los espasmos.

“Fue un golazo”, comenta con alegría Durruty, y agrega: “Más allá de la medida, está bueno destacar que la jueza le ordena al Estado que en seis meses empiece a cultivar, acopiar y a repartir aceites gratis para todos. La idea de fondo de la medida es que el Estado provea a cada persona”.

 

Fuente: Infobae

× ¿Te ayudamos?