Un joven indonesio ha convertido su álbum de selfies en NFTs. Lo ha vendido por un millón de euros

La locura de los NFT no parece tener fin. 2021 ha sido su año. Los Tokens No Fungibles que están haciendo cundir el pánico entre jóvenes inversores, geeks y coleccionistas del mundo al combinar criptomonedas y blockchain han desatado una espiral donde se mueve de todo: arte, videojuegos, deportes e incluso medios de comunicación. Y los especuladores se abalanzan con regocijo: una locura favorecida por el aparente y creciente interés de todos.

Hemos llegado a tal punto en el que incluso nuestras selfies más rutinarias pueden tener un valor incalculable. Sí, también la foto que te hiciste esta mañana sin peinar.

Vendiendo selfies por millones. Lo que comenzó como un proyecto personal para hacerse selfies a diario se convirtió en una empresa NFT de un millón de euros para un estudiante indonesio de 22 años. Él es Sultan Gustaf Al Ghozali, un héroe, ni más ni menos (si tenemos en cuenta lo que ha conseguido ¡sin quererlo!). “Estaba pensando que sería gracioso si uno de los coleccionistas comprara mi cara”, explicaba.

¿Cómo hemos llegado aquí? Como siempre, con YouTube. Casi todos los días durante los últimos cinco años, Ghozali se tomaba fotos sentado frente a su ordenador y luciendo estoico. Dijo que tenía la intención de usar el álbum de casi 1.000 selfies para crear un video en forma de Time Lapse para conmemorar su próxima graduación, pero cambió sus planes después de aprender sobre la tecnología blockchain y el metaverso criptográfico.

Su éxito en NFT no fue inmediato, claro. Solo cuando un famoso chef indonesio encontró por casualidad su perfil semanas después en el sitio web de OpenSea y lo promocionó, las ventas y la demanda explotaron. “Nunca pensé que alguien querría comprar las selfies”, dijo cuando las fotos sólo valían 3 euros.

El precio. Pero lo hicieron. En su punto álgido, las selfies de Ghozali se vendieron por 0.9 ETH, con un valor aproximado de 3.000 euros, según un informe de Lifestyle Asia. La colección de Ghozali alcanzó posteriormente un volumen total de 317 ETH, la criptomoneda de blockchain Ethereum, equivalente a más de un millón. Según AFP, sus selfies se vendían por 0,247 Ether (alrededor de 706 euros) hace unos días.

El joven artista también realizó su primer pago de impuestos sobre la base de estos ingresos a través de OpenSea. Pero recientemente ha compartido que ya no incluirá más de sus famosas selfies instando a los coleccionistas a no abusar de sus fotos.

Hacer negocio con cualquier cosa. Cada vez hay más personas que se unen al espacio NFT todos los días para conseguir rédito económico a cualquier coste. Incluso los tuits cuentan. El cofundador de Twitter, Jack Dorsey, vendió su primer tuit en la plataforma como NFT por más de 2,9 millones de euros. Un niño de 12 años de Londres ganó alrededor de 400.000 euros después de crear una serie de obras de arte pixeladas llamadas Weird Whales y venderlas como NFT. ¿Y los punks coleccionables? Estos diseños de arte pixelado que representan a chicos y chicas al mejor estilo de la moda punk o como simios, zombies o aliens valen miles de euros.

EtherRock es también otro ejemplo absurdo. En este videojuego puedes comprar rocas por millones de euros. Nunca una piedra valió tanto: 1.293 millones, nada menos.

Un mercado al alza. A pesar de la reciente caída del mercado de criptomonedas en general, el mercado de NFT y la industria de los juegos blockchain continúan registrando altos volúmenes de comercio. Datos de DappRadar muestran que el número de direcciones únicas de billeteras conectadas a DApps de NFT en Ethereum creció un 43% desde el tercer trimestre de 2021. Además, el dinero generado por la compraventa de NFT pasó de 10.700 millones de dólares en el tercer trimestre de 2021 a USD 11.900 millones en los primeros diez días de 2022.

Fuente: Xataka