Un juez ordenó continuar investigando si el femicidio de Guadalupe pudo evitarse

A pesar de la decisión fiscal que establecía el cierre de la causa contra el ex juez Jorge Videla por ausencia de delito, un juez de garantías ordenó que se continúe investigando el accionar del funcionario y todas las partes que intervinieron en el caso, para establecer si su rol pudo ser o no clave para evitar el femicidio de Guadalupe Curual y si les corresponde alguna sanción.

Cabe recordar que Guadalupe fue víctima de un brutal femicidio en plena vía pública de Villa La Angostura el 23 de febrero de este año, cuando su ex pareja, Bautista Quintriqueo, la persiguió por la calle y la asesinó de una puñalada en el tórax. El femicida luego se suicidó, ahorcándose en el hospital donde había quedado internado.

Una de las causas derivadas del femicidio de Guadalupe fue la iniciada a raíz de la denuncia contra el ex juez Jorge Videla por no haber tomado las medidas necesarias para salvaguardar la integridad física la joven, quien antes de ser asesinada había denunciado varios hechos de violencia de género de parte de Quintriqueo y temía por su vida. Una semana después del femicidio, el juez renunció. En tanto, la familia de la víctima como también la ministra nacional de Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, pidieron a la fiscalía que investigara posibles omisiones de los funcionarios que actuaron y que constituyeran un delito penal. Pero la fiscal Carolina Mauri resolvió desestimar dichos planteos.

Mauri evaluó que las decisiones adoptadas por el ex juez no constituyeron en ningún caso un delito penal y que “la elección que el juez hizo de las medidas aplicadas en primer término y de las que aplicó luego, al ampliarlas, tuvieron vinculación con las necesidades de Guadalupe, relacionadas principalmente con el cuidado de su hija”. Consideró que no es posible sostener que “por haber realizado la elección de ciertas medidas, y no de otras, la conducta del magistrado denunciado quede encuadrada en un incumplimiento a sus deberes como funcionario judicial”.

La fiscal aclaró que “no poder establecer la comisión de un delito en el accionar de quienes intervinieron en el marco del caso judicial de Guadalupe Curual, y, en consecuencia su responsabilidad penal, no implica en modo alguno que deban descartase de plano responsabilidades administrativas o civiles” y que “corresponde sean investigadas y determinadas en otros ámbitos”.

Esto desató una fuerte polémica e indignación de parte de la familia de la víctima. El abogado querellante de la familia Curual, Marcelo Hertzriken Velasco, manifestó su indignación por lo resuelto por la fiscal en relación al ex juez. “La resolución es una vergüenza y evidencia una falta total de perspectiva de género”, aseguró, aunque admitió que no lo agarró por sorpresa. “Es un disparate jurídico, pero es una muestra palmaria de que se trató de una decisión tomada de antemano. Una decisión de no investigar, no formular cargos, no imputar”, agregó.

También criticó a la fiscal porque “en siete meses no impulsó ninguna medida, no propuso ninguna medida de prueba, no se avino a recibir a los familiares de la víctima, no nos dejó ser parte como querellantes y nos terminamos enterando de la resolución por los diarios”.

Lejos de quedarse de brazos cruzados, el querellante presentó un recurso desafiando la decisión fiscal y fue así que el juez Juan Pablo Balderrama resolvió el viernes revertir esa desestimación y ordenó continuar la investigación, ampliándola.

De acuerdo a lo informado desde el Ministerio Público Fiscal, el magistrado propuso cuatro líneas de ampliación. “En primer lugar, se posó sobre la investigación realizada por la fiscal Mauri y se refirió a que desde el inicio de las actuaciones ordenadas en el Juzgado Multifueros, su entonces titular ordenó el inicio inmediato de un espacio terapéutico a Juan Bautista Quintriqueo y que esa orden se reiteró en distintas oportunidades el 1 de febrero. En ese contexto, propuso investigar la razón por la que ese tratamiento no se inició”, reza el comunicado.

“En segundo lugar, el Balderrama planteó que, a lo largo del abordaje previo al femicidio por parte del juzgado multifueros que intervino, se percibe que “los episodios de violencia tenían que ver con el cuidado y manutención de la niña”. “A tal punto es el eje de la violencia, que el magistrado resuelve en febrero suspender el régimen de comunicación del padre con la niña, porque esta conflictividad atravesaba todo el proceso”, indicó Balderrama, quien desde ese punto propuso considerar la profundización de la investigación respecto de si otras medidas hubieran impedido el femicidio”, continúa.

A esto mismo sumó las denuncias por amenazas con un cuchillo y la no comunicación al Ministerio Público Fiscal de esas situaciones por parte de los organismos que las recibieron.

Finalmente, Balderrama tomó parte de los planteos de la querella y se refirió a la actuación de todas las partes que intervinieron en el caso antes de que ocurriera el femicidio: el Juzgado de Villa La angostura, la Oficina de Violencia, el hospital local y Policía de la localidad, el Centro de Atención a la Cíctima y dependencias municipales. En ese sentido, opinó que “en este tipo de casos, la investigación no puede ceñirse al magistrado, sino que debe alcanzar a todos los intervinientes, ya que la responsabilidad del Estado es de todos sus agentes”, explicó.

Fuente: LM Neuquén

× Whatsapp