Un policía chaqueño va a juicio acusado por el femicidio de su pareja

A fines del mes de abril, el Juzgado de Garantías de la ciudad de General San Martín dejó firme el requerimiento de elevación a juicio del agente policial Carlos Alberto Ojeda por el femicidio agravado de su pareja Adriana Gisela Barreto, de 26 años, ocurrido el 23 de noviembre de 2020 en la ciudad de Colonia Elisa. Fue al rechazar la oposición de la defensa del funcionario policial ante el requerimiento formulado por la fiscal de investigación Nº 2, Andrea Langelotti.

En la causa interviene como querellante la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros, a través de la abogada Nahir Barud. La causa quedó radicada en la Cámara Segunda en lo Criminal de Resistencia a la espera de fecha de juicio y el acusado se encuentra detenido, con prisión preventiva, en la Comisaría de la ciudad de General San Martín.

Desde el comienzo, el agente Ojeda sostuvo que Adriana se había suicidado con su arma reglamentaria y que él intentó detenerla. Luego, junto a su padre, trasladó a la joven que llegó ya sin vida al hospital local. Sin embargo, las pericias posteriores determinaron que fue el agente policial el que disparó su revólver Bersa, 9 milímetros, en el pecho de Adriana lo que provocó su muerte.

En el marco de la instrucción a cargo de la fiscal Langelotti, se reconstruyó el contexto de violencia de género que antecedió al fatal desenlace, algo que los familiares y allegados a Adriana denunciaron desde un primer momento negando de que pudiera tratarse de un suicidio. Vale recordar, además, que hubo importantes movilizaciones de organizaciones feministas en Colonia Elisa y otras localidades de la zona reclamando que el caso se investigue como femicidio y denunciando el contexto de violencia de género que rodeaba la muerte de Adriana.

Además de los testimonios y denuncias reunidas, fue fundamental para comprobar la relación desigual entre ambos, las conversaciones que surgieron de la pericia telefónica y las cartas que fueran secuestrados en el domicilio conyugal que, según la fiscal, “demuestran la dependencia emocional, económica y sentimental de Gisela respecto de su victimario, y el intento de éste por alejarla de su familia de origen”. Esto fortaleció la evidencia de que Ojeda dio muerte a su pareja “mediando violencia de género”.

Fuente: CHACO DÍA POR DÍA

× Whatsapp