Un productor rural acribilló a un supuesto ladrón que intentó ingresar a su casa

Un productor rural de Centeno del departamento de San Jeronimo (sur de la provincia de Santa Fe) se resistió a un asalto y mató a uno de los supuesto delincuentes. Si bien quedó imputado en tanto transcurre la investigación del hecho, fue liberado rápidamente al entenderse que se trató de un acto de legítima defensa.

El episodio ocurrió el pasado jueves, en la ciudad ubicada 151 kilómetros al sudoeste de la capital provincial. Según el relato escuchado por los funcionarios policiales y judiciales, el supuesto asaltante intentó ingresar en la vivienda donde se encontraba el propietario del lugar, de 38 años, junto a su esposa y la hija de la pareja, de dos años. Otros tres delincuentes se encontraban a pocos metros del lugar.

Todo comenzó alrededor de la medianoche de ese día, cuando el dueño de casa se percató de que extraños merodeaban su propiedad y comprobó que eran cuatro los desconocidos que habían llegado en una camioneta Volkswagen modelo Amarok.

De acuerdo a su declaración, irrumpieron al grito “policía, policía”. Según consignaron los medios locales, hubo un enfrentamiento a balazos dentro de la habitación de la pareja, y  uno de los ladrones cayó muerto.

El dueño de la casa utilizó una pistola calibre 32, de su propiedad. En tanto, los otros tres cómplices escaparon en la camioneta, atravesando un campo sembrado de maíz.

Luego, el productor llamó a la policía, que minutos después se hizo presente en el lugar. El caso fue derivado al fiscal de turno, Marcelo Nessier, y este ordenó la presencia del médico forense y de agentes del Área Científica, quienes realizaron los peritajes criminalísticos.

Los primeros informes señalaron que en el lugar se registró un intenso tiroteo, situación que valida la versión contada por el productor rural.

Policías de la Unidad Regional XV San Jerónimo, unidades regionales vecinas y la Policía de Seguridad Vial implementaron un operativo de búsqueda y de rastrillaje para intentar hallar a los delincuentes.

Los antecedentes del hombre fallecido

Con el correr de las horas, el supuesto críminal fue indentificado: se llamaba Pablo Ramírez, tenía 43 años, había sido ladero del narco Luis Medina y condenado en 2019 por tráfico de drogas, según reportó Sergio Naymark de La Capital.

El viernes, alrededor de las 5 de la mañana, una mujer, Cintia M., se presentó en la comisaría 7ª de San Genaro  y relató que en noche del jueves dos personas en moto fueron a buscar a su casa de Rosario a su marido, Pablo Ramírez. Más tarde, ya entrada la madrugada, los mismo sujetos le avisaron que su pareja había sufrido “un accidente” en Centeno.

Notificado de la situación, el fiscal ordenó que la demoren. Pero la mujer huyó en un Peugeot 207 en el que había arribado con otras personas. No obstante, una patrulla los terminó demorando sobre la ruta nacional 34, a la altura del peaje de San Vicente.

 Ramírez había recuperado la libertad a principios de este año, tras recibir una condena a 6 años de prisión por tráfico de estupefacientes.

Su caída se produjo en abril de 2016, cuando gentes de la Policía Federal realizaron 35 allanamientos en Rosario, Funes, Villa Constitución y Villa Gobernador Gálvez con el fin de desbaratar una banda narco. El resultado: la detención de 15 personas, que trasladaban marihuana desde Corrientes para ser distribuida en Rosario. Además, se secuestraron unos 70 kilos de marihuana, dinero en efectivo, cinco vehículos, varias armas de fuego y balanzas de precisión.

Entre los apresados estaba Ramírez, quien fue llevado a juicio oral y público junto a otras 10 personas, entre ellos otro pesado del hampa local: Facundo Nicolás “Macaco” Muñoz, uno de los tres hombres investigados y luego absueltos por el homicidio del líder de la banda de Los Monos, Claudio “Pájaro” Cantero.

Ramírez ya había sido detenido en Rosario el 18 junio de 2009, cuando ejecutaron al policía Emanuel Del Mastro en un prostíbulo de Mendoza al 900, mientras hacía un servicio adicional y al menos un par de asaltantes ingresaron para robar.

El hombre por ese entonces tenía 31 años y fue detenido en un auto junto con el empresario narco Luis Medina, quien fuera dueño de la franquicia del boliche Esperanto y terminó asesinado el 29 de diciembre de 2013.

Además, había otro dos sujeros en el vehículo. La policía les incautó entonces una pistola calibre 22 y otra Glock 40.

Fuente: Crónica

× Whatsapp