Una Copa de sorpresas

Desde el comienzo mismo, el torneo deja evidencias que la “lógica” no será gran protagonista durante este mes. En la primera fecha, los equipos que “tenían que ganar” no lo hicieron o penaron demasiado para alcanzar el triunfo, e incluso hubo algunos resultados por demás sorprendentes.

El desarrollo de los partidos sí va en la dirección que se esperaba: los equipos “grandes” son los que manejan la pelota y las oportunidades de marcar goles, pero los “chicos” son los que terminan festejando.

En el cierre de la primera fecha, Japón y Senegal sorprendieron en el grupo H y derrotaron a los que eran, a priori, los candidatos a pasar de ronda (Colombia y Polonia).

El comienzo de la segunda fecha sigue ese camino: el grupo A ya tiene definidos a los clasificados. El local, Rusia, sorprendió a propios y extraños al marcar 8 goles en sus dos primeros encuentros y asegurarse el pase a octavos. También Uruguay, en bajísimo nivel, se consolidó como uno de los 16 mejores.

El grupo parecía más parejo en la previa: acaso lo desarmó el 5 a 0 de Rusia frente a Arabia en la jornada inaugural. El lunes 25, los dos líderes definirán el orden en que avanzarán. Con el empate, los locales serán primeros.

El grupo B no tiene nada definido: todavía pueden quedar afuera España o Portugal. Al conjunto ibérico le costó más de la cuenta el arranque. Apenas empató 3 a 3 en su presentación (contra el rival más duro de la zona) y le ganó con un gol de rebote a Irán, que había sumado tres puntos frente a Marruecos.

Tal vez el equipo de Fernando Hierro sea el que mejor juega del campeonato (por su tenencia del balón y la creación permanente de espacios para sus delanteros) pero le cuesta demasiado imponerse a rivales notoriamente más débiles.

Lo único claro de esta zona es que los marroquíes quedaron afuera temprano, quizá demasiado por el nivel de juego que habían exhibido. En su segundo encuentro superaron con notoriedad a Portugal, pero el equipo luso tiene a un Cristiano Ronaldo inspiradísimo que lo va haciendo avanzar.

Cualquiera de los tres puede ser el que se vuelva a casa la próxima semana: en la última fecha Portugal se medirá con Irán y España con Marruecos. Los españoles con un empate se aseguran el pase; pero Portugal deberá al menos igualar para pasar. Si pierden, pasa Irán.

Este jueves comienzan a acomodarse las cosas para el grupo C y D. A las 15.00 (9.00 hora argentina), Dinamarca enfrenta a Australia en Samara. A las 18.00 (12.00 en Argentina), Francia juega frente a Perú, en Ekaterimburgo. Oceánicos y sudamericanos deben ganar para mantener las chances intactas. De lo contrario, la zona C quedará sentenciada.

A las 21.00 (15.00 hora Argentina), la selección Argentina enfrentará a Croacia, líder del grupo por su triunfo sobre Nigeria. Ningún resultado determinará el futuro de la selección de Sampaoli (es decir, no puede clasificar ni quedar afuera en esta fecha) pero no ganar será achicar de manera notable el margen.

 

 

Por Facundo Insegna.