Una residente denunció a un compañero por abuso y pide no tener que cruzarlo en el Hospital

A mediados del 2020, una médica pediatra residente en el Hospital San Luis denunció a un compañero por abusar sexualmente de ella, fuera de las instalaciones del nosocomio. Tras denunciarlo y obtener una orden de restricción, la joven siguió cruzándose con el agresor en su lugar de trabajo, pese a haber dado aviso de la situación.

Este hecho llevó a que un grupo de residentes, compañeros de la víctima, enviara una carta a los directivos hospital, solicitando que eleven la denuncia al Ministerio de Salud y la suspensión del acusado de las tareas que realiza.

“El agresor continúa trabajando en el servicio de Pediatría, en contacto con pacientes, residentes y enfermeras de sexo femenino” expresaron en la carta.

“Dicho individuo le envía mensajes telefónicos inapropiados fuera del ámbito laboral, además, realizó tomas de fotografías a residentes inferiores sin su consentimiento, quienes al igual del resto del equipo no estamos a gusto trabajando con él, se siente persecución permanente y la falta total de seguridad a nuestros pacientes y persona”.

En declaraciones, la familia de la residente detalló que las autoridades del hospital la enviaron a trabajar a la Maternidad Provincial “Doctora Teresita Baigorria” cuando se enteraron de lo sucedido, pero que cuando se venció la rotación cuatro meses después, ella volvió a cruzarse a su agresor.

Por su parte, el director médico del Hospital San Luis, José Núñez declaró a El Diario de la República que esta semana realizaron una reunión “para comenzar a pautar cómo se podía trabajar (frente al caso) para evitar que se crucen, porque ambos son residentes de Pediatría”.

También comentó que actualmente ambos continúan realizando las residencias, pero en diferentes días y sectores “para que ambos puedan continuar con su formación”.