Una vida más para Manu

Cuando los planetas están alineados, resulta difícil que un equipo pueda contener el impulso del local, incluso el vigente campeón de la NBA. San Antonio recuperó la memoria triplera, defendió bien y aprovechó una irregular noche de Golden State para llevarse el duelo por 103-90, con 22 puntos y 10 rebotes de LaMarcus Aldridge. Manu Ginóbili, de buena tarea en la conducción, terminó con 16 puntos (2-5 en dobles, 3-5 en triples y 3-4 en libres), tres tableros y cinco asistencias en 25 minutos.

Desde el comienzo se notó que el bloqueo de los Spurs con sus lanzamientos no iba a ser un impedimento para el cuarto choque ante los Warriors. Metiendo los tiros que en los tres anteriores no lograba acertar, sobre todo desde los triples, los texanos se escaparon a 17 unidades, aunque los campeones lograron descontar. Manu, siempre importante, sumó uno desde esa zona para lograr una marca histórica: llegó a 231, para romper el empate con Reggie Miller y transformarse en el tercer mejor triplero de la historia de los playoff de la NBA.

Mirá también: La última vida

Aunque siempre mantuvo la distancia rondando los 12 puntos, sobre el final del tercer cuarto llegó la respuesta de Golden State. De la mano de Kevin Durant (otra vez), se pusieron a seis tantos, dejando una duda en el aire del AT&T Center.

Con el descuento, la serie (3-1 arriba para los de Steve Kerr) se moverá nuevamente a Oakland, con la necesidad de volver a ganar para seguir en la pelea. Así, los texanos enfrentarán el martes, a las 23.30, a Golden State, en el quinto encuentro de la primera ronda.

 

Fuente: Ole