UNICEF Argentina estimó que el 58 por ciento de niños, niñas y adolescentes serán pobres a fin de año

A través de una video conferencia, UNICEF Argentina dio a conocer su estimación sobre el alcance que la pobreza tendrá en niños, niñas y adolescentes (NNYA) hacia fin de año, que según esta proyección llegaría al 58,6%. Por su parte, la pobreza extrema en diciembre del 2020 sería del 16,3%.

En términos de volúmenes de población, esto implicaría que entre 2019 (cuando el porcentaje alcanzó un 53%) y 2020 la cantidad de NNYA pobres pasaría de 7 millones a 7,7 millones; y aquello que están en situación de pobreza extrema, de 1,8 a 2,1 millones, unos 300 mil más.

El anuncio complementa una encuesta anterior que la organización divulgó hace un mes. El cálculo se hizo en base a dicho trabajo y a la estimación del Fondo Monetario Internacional sobre el impacto del Covid-19 en la economía argentina, que indica una caída de 5.7 puntos del PBI (la CEPAL la sitúa en 6,3 puntos), similar a la crisis global del 2009, cuando se ubicó en 5,9 puntos, aunque todavía lejos de los 10,9 puntos de desplome en la crisis del 2001/2002.

Según las estadísticas, el repunte se vería en el 2021, llevando al PBI hacia fin de año a niveles superiores al 2017, cerca de los 5 puntos, aunque lejos todavía de los mejores años: 91/92 y 2010/11. Por supuesto, siempre y cuando los efectos de la pandemia, como el aislamiento social y la contracción de la economía no se extiendan en el tiempo.

La previsión para el año que viene, que en lo económico tendría un repunte hacia finales del 2021, se trasladaría muy lentamente a la baja del número de quienes sufren más la situación económica derivada de la pandemia de coronavirus, que alcanzaría al 56,5 por ciento de niños, niñas y adolescentes, un número todavía mayor que el mencionado 53 por ciento que había hacia el final del 2019.

Además, según el análisis llevado a cabo por UNICEF, los distintos indicadores evidencias las fuertes desigualdades que persisten en nuestro país. La pobreza aumenta significativamente cuando las niñas, niños y adolescentes residen en hogares donde la persona adulta de referencia está desocupada (94,4%), con un trabajo informal (83,9%), con bajo clima educativo (92,9%), migrantes internacionales (70,8%) o cuando la cabeza de la familia es una mujer (67,5%).

“Los datos nos muestran que el COVID-19 impacta con más fuerza en las poblaciones vulnerables, amplía las brechas de inequidad que ya había en el país y aumenta los niveles de pobreza entre las niñas, los niños y adolescentes, las victimas ocultas de la pandemia”, señaló Luisa Brumana, Representante de UNICEF Argentina.

 

Fuente: Infobae