Urtubey y Vidal se sacaron una foto y compartieron “preocupaciones”

El gobernador salteño Juan Manuel Urtubey recibió en su residencia, en Las Costas, a la bonaerense María Eugenia Vidal. Ambos compartieron un almuerzo y se tomaron una foto que descolocó a varios.

Urtubey y Vidal inauguraron por la mañana la asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y más tarde mantuvieron un encuentro en privado. La imagen entre el mandatario peronista y la dirigente de Cambiemos, en teoría rivales, llamó la atención entre los seguidores de la grieta. Pero quienes conocen al salteño destacan que su estrategia, silenciosa, cosecha cada vez más adeptos, con la mira puesta en las elecciones del año que viene.

Con el posteo de una fotografía con los cerros salteños detrás de ambos mandatarios, el gobernador Urtubey tuiteó: “Dos gobernadores de provincias muy diferentes, de partidos muy diferentes, pueden compartir preocupaciones y encontrar puntos en común para enfrentar momentos difíciles para todos los argentinos”.

El gobernador articula un armado que incluye a sus pares de distintos colores partidarios. Tan solo en la segunda mitad del año, Urtubey recibió elogios y firmó acuerdos con el santafesino Miguel Lifschtiz, el rionegrino Alberto Weretilneck, el neuquino Omar Gutiérrez, el chaqueño Domingo Peppo, el cordobés Juan Schiaretti, el entrerriano Gustavo Bordet y el sanjuanino Sergio Uñac.

Recibió esos apoyos en Salta, pero también viajó y recorrió varias de esas provincias, en algunos casos, como Santa Fe, en reiteradas oportunidades. La buena relación que mantiene con Martín Lousteau tampoco es desconocida entre los que observan con lupa el tablero electoral de 2019.

El 17 de octubre, el Día de la Lealtad, fue celebrado en tres partes por distintos sectores del peronismo, algunos con mayor ostentación, como el movilizado acto tucumano, y otros con menos, como el pequeño mitín en Corrientes de José Luis Gioja, o el ultrakirchnerista y fervoroso encuentro en Merlo, de la mano de Gustavo “Tano” Menéndez.

Urtubey se quedó en Salta. Ese día inauguró un programa, “Alimendar”, cuyo objetivo es garantizar la seguridad alimentaria de los sectores más vulnerables de la provincia. En ese mismo evento, dijo: “La lealtad es con los más humildes. Hablar de lealtad cuando tenemos una porción importante de argentinos y salteños con problemas para garantizar su alimentación es una quimera”.

La frase fue un mensaje a los que lo criticaron, dentro del propio peronismo, por no haber ido a Tucumán con Manzur. El acto del exministro de Salud de Cristina Kirchner tuvo en primera fila a sindicalistas sospechados de corrupción, y a viejos caciques de “vista gorda”.

Fuente: El Intransigente

× ¿Te ayudamos?