Vallone: “No se condice el apuro de Macri con la actitud de sus diputados”

El diputado Andrés Vallone (Unidad Justicialista) se refirió al proyecto de reperfilamiento de la deuda presentado por el Poder Ejecutivo y advirtió que el presidente Mauricio Macri “demuestra que no tiene liderazgo: no puede ser que el proyecto que él está pidiendo se trate rápidamente”.

“El proyecto entró al Congreso el viernes, y el lunes la Comisión de Presupuesto, de la cual soy secretario, debería haberse reunido, y haber comenzado al menos a leer el proyecto”, reclamó al legislador, al tiempo que sostuvo que “el presidente de la comisión es del partido del Gobierno, Luciano Laspina, quien brilla por su ausencia y mantiene a la comisión cerrada desde hace mucho tiempo. Entonces lamentablemente una cosa es lo que se dice y otra, lo que se hace”.

Por otro lado, sobre la presentación del proyecto, advirtió que “el artículo 75, inciso 7 de la Constitución faculta al Congreso a arreglar el pago de la deuda pública; sin embargo el artículo 65 de la Ley de Administración Financiera faculta al PEN excepcionalmente en los casos de renegociación de las obligaciones a pagar, mediante tres requisitos: que mejore el monto de la deuda; que se extiendan los plazos; o que se bajen los intereses”.

Por esto, para Vallone, el Congreso de la Nación “hace una prerrogativa al principio general constitucional sobre los casos de reestructuración de deuda, facultando al Ejecutivo a reestructurar la deuda pública, cumpliendo al menos dos de los requisitos mencionados. El Parlamento desconoce las condiciones de dicho reperfilamiento: si se extenderán los plazos o si habrá quita de intereses, y tampoco aclara el proyecto con qué recursos cuenta el Gobierno para hacer frente a los compromisos de deuda”.

Asimismo, recordó que, la última vez que se presentó un programa financiero, en el se mencionaba un desembolso del FMI por u$s 5.400 millones, “que iban a ser utilizados para refinanciar las Letes; sin embargo nada de ello ocurrió o por lo menos no se ha podido verificar como así tampoco los números fiscales”.

“El proyecto de reperfilamiento no incluye una reestructuración de estos títulos bajo ley argentina de mediano y largo plazo, sino que sienta las bases para que posteriormente el Ejecutivo convoque a los acreedores y comience a negociar la oferta, sin necesidad de ajustarse a la ley vigente. La política financiera es desastrosa e irresponsable, se restringe una eventual reestructuración futura y el problema se lo dejan al próximo gobierno, que de seguro no será este. Al igual que el Presupuesto 2020, la iniciativa del Ejecutivo sobre el reperfilamiento de deuda, debería tratarse tras las elecciones generales de octubre. Una vez que se sepan las bases en que la próxima conducción política, va apoyar su programa económico hasta 2023. Lo que sí debiera hacer el Congreso es investigar el proceso de endeudamiento al que fue sometida la Argentina, ya que poco conocemos de los fondos que tomo el actual Gobierno, y hacia dónde fue el dinero de los anteriores desembolsos del FMI, que hasta julio último sumaron U$s 44.867 millones, en cinco envíos”, concluyó el legislador puntano.

 

San Luis 24 Redacción Buenos Aires