AUDIO | Variante Delta: “Si otros países no pudieron frenarla ¿por qué Argentina va a ser la excepción?”

La variante Delta del coronavirus sigue su avance en el mundo y ya llegó a la Argentina: a la fecha se detectaron 89 casos de esa cepa en 4 provincias del país. Ante ese panorama, especialistas coinciden en que será inevitable la circulación comunitaria en un futuro próximo.

Pablo Gornitz, Director del laboratorio Gornitz SA de Villa María (Córdoba), analizó que “la historia se repite” en comparación con la aparición del coronavirus, pero “las repeticiones no son iguales, el temor por lo desconocido se ha atenuado, sabemos a qué nos enfrentamos”.

En declaraciones al programa SanLuis24 Radio, el médico remarcó que el principal peligro de la variante originaria de India “es la mayor replicación y mayor celeridad”. Esto hace que aumenten los casos y también los riesgos de complicaciones de la enfermedad, evaluó.

Audio: Pablo Gornitz, director de Laboratorios Gornitz SA (Villa María – Córdoba)

“Hay que ser cautos para aseverar si es más o menos letal (que la cepa original). Hoy es una variante de preocupación, hay países que parecían haber contenido el virus y hoy ya a su población comenzaron a aplicar la tercera dosis de las vacunas para contener esta nueva variante”, afirmó Gornitz, y aclaró que la Delta “seguramente no va a ser la última variante” que aparezca.

En este punto, agregó: “Si hay un país que tenga poco acceso a la vacuna, ese país es caldo de cultivo de la replicación”. Esa replicación es la que puede dar lugar a nuevas modificaciones en el virus.

El titular del laboratorio fundado en 1948 anticipó que la circulación comunitaria en el país será inevitable: “Si otros países no pudieron frenarla ¿por qué Argentina va a ser la excepción? Hoy el mundo está globalizado, si no tomamos las medidas que hay que tomar, tarde o temprano el virus llega”, dijo.

En esa dirección remarcó que “hay medidas que no dependen de la persona, como la vacunación, y otras si dependen de cada uno de nosotros, como la utilización del barbijo, el distanciamiento social y el lavado de manos…el no utilizar estas medidas de prevención tarde o temprano se termina pagando con una desgracia probablemente familiar”.

De todas maneras, consideró que una cuarentena estricta solo sería efectiva “si tuviéramos la capacidad de encerrar a toda la población en su casa durante un mes y que se les aplicaran las dos dosis  vacuna, pero eso no es posible; el aislamiento es solo un parche, fue para no saturar el sistema de salud”.

Y pidió que, en caso de volver al aislamiento, las clases presenciales sean las últimas actividades en suspenderse. “La suspensión de las clases debería considerarse como la última de las medidas a tomar, porque estamos hipotecando el futuro. El cierre no solo perjudica al niño académicamente sino que lo perjudica en su sociabilización. No puede ser que un casino esté abierto y una escuela esté cerrada”, sentenció.

× Whatsapp