Viajó a festejar su cumpleaños y lo mataron: el absurdo final de un joven en Mar del Plata

Martín Mora Negretti, el joven asesinado en Mar del Plata, había nacido en esa ciudad hace 30 años, pero vivía en Buenos Aires. Este fin de semana extra largo decidió volver a la Costa Atlántica para celebrar el Día del Padre y su propio cumpleaños, y lo mataron de seis puñaladas por la espalda.

El crimen de Martín conmocionó en las últimas horas a la ciudad que lo vio crecer, sobre todo por la situación irracional de la que fue víctima. Una “travesura” de chicos que arrojaban cosas a los transeúntes desde un balcón, una discusión y, finalmente, el ataque a traición y en grupo que le quitó la vida. Por el caso hay cuatro aprehendidos, de los cuales tres tienen entre 13 y 15 años.

Crónica de una muerte inesperada

Si bien Mora Negretti no era un turista como se creyó en un principio, lo cierto es que vivía en Buenos Aires desde hacía varios años y volvió a su ciudad natal este fin de semana en plan de festejo y para reencontrarse con los suyos.

Así, el sábado, el día que cumplía 30 años, salió con un grupo de amigos y ya de madrugada, cuando esperaba el colectivo en la esquina de Rawson y Sarmiento con uno de ellos y las novias de ambos, un “improvisado” proyectil los sorprendió a los cuatro y fue el principio de la tragedia.

Una lluvia de hielos, literalmente, comenzó a caer desde el séptimo piso de un edificio y mientras los esquivaban para evitar los golpes Martín y su amigo cruzaron reproches e insultos a los gritos con los agresores. No sabían todavía que se trataba de un grupo, en su mayoría, conformado por menores de edad.

Si el colectivo que esperaban la víctima y sus amigos hubiera pasado justo en ese momento probablemente las cosas no hubieran pasado a mayores y los jóvenes se hubieran ido de allí con no más que una anécdota, pero no pasó. Y en esos minutos los “tiradores” hicieron a tiempo de bajar a la calle para seguir la pelea.

La intención de los agresores era clara: bajaron con armas blancas y atacaron por la espalda a los dos jóvenes, que no advirtieron su presencia hasta que los tuvieron encima. De los dos, fue Martín el que se llevó la peor parte. Recibió seis cortes en la espalda y una puñalada, mortal, que le provocó una hemorragia interna.

Mora Negretti “tuvo un paro cardíaco en la ambulancia pero los médicos pudieron salvarlo. Luego, al ingresar al hospital, fue trasladado al quirófano, donde finalmente falleció”, indicó una fuente cercana a la causa a los medios locales 0223 y La Capital.

Por otro lado, se supo que el amigo de la víctima que también fue atacado sufrió un solo corte superficial y que, tras ser atendido por los médicos del Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA), fue dado de alta.

La situación de los menores y cómo sigue la causa

Mientras Martín y su amigo caían heridos al piso los agresores se alejaron corriendo y volvieron a entrar al edificio. Una joven de 23 años, la única mayor de edad del grupo, le robó el celular a una de las chicas que acompañaba a las víctimas antes de seguir los pasos de sus compañeros.

Allí, en el departamento del séptimo piso que, según trascendió, pertenecía al tío de dos de los menores implicados en el hecho, la policía los encontró más tarde y detuvo a Marílyn Brisa Vera González, la joven de 23, y a tres adolescentes de 14 y 15 años.

Todos los involucrados fueron puestos a disposición del fiscal Marcelo Yanez Urrutia, del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, que ordenó una serie de medidas aunque ya con la seguridad de que se trata de menores no punibles. En tanto Vera González fue conducida a la sede de Tribunales, donde se negó a declarar ante el fiscal de mayores en turno, Leandro Arévalo.

Los adolescentes fueron aprehendidos por los delitos de “homicidio agravado” y “homicidio en grado de tentativa”.

La versión de los adolescentes

En medio de un gran hermetismo, fueron pocos los detalles que se conocieron de la declaración de los tres menores aprehendidos por el crimen de Martín Mora Negretti.

De acuerdo a lo publicado por medios locales, los tres reconocieron haber estado presentes en la escena pero se despegaron del crimen. En ese sentido, aseguraron que ellos no portaban armas y culparon del homicidio a otras dos personas, cuya identidad no trascendió.

Fuente: TN