Vidal pidió volver a los timbreos y no confrontar más con Kicillof

María Eugenia Vidal definió un giro en su campaña y pidió a su equipo no volver a confrontar con Axel Kicillof de cara a octubre. “La estrategia de polarización fracasó”, ratificaron a LPO desde el entorno de la gobernadora, donde ya nadie matiza las críticas a Marcos Peña.

“Escuché el mensaje de las urnas”, fue la frase más repetida por Vidal durante la jornada donde habló de autocrítica aunque la mayoría de los cuestionamientos de sus funcionarios parecen dirigidos a la Casa Rosada. De hecho, la gobernadora llegó tarde y se ocupó de aclarar -ante los 300 funcionarios del gabinete ampliado- que fue porque se quedó charlando con el ministro Hernán Lacunza.

 

“Hablé con Hernán. Solo le dije que no se deje llevar por las presiones políticas, que piense en los argentinos”, dijo Vidal en un mensaje que no es inocente, mientras desde su gobierno creen que el ex ministro, que viene de su riñón, puede resultar clave para destrabar el reclamo por el Fondo del Conurbano. Son unos 25 mil millones de pesos que le permitirían financiar sus propias medidas de “alivio” económico y hasta ahora le frenaba Nicolás Dujovne.

 

Desde el entorno de Vidal confiaron a LPO que la gobernadora se lo pidió ayer a Macri, con Lacunza presente, y el Presidente le prometió avanzar con el tema cuando se “estabilice” la situación. Por eso, un día después, desde la Provincia reiteraron el pedido público al funcionario.

Vidal aprovechó la cumbre para agradecerles a los suyos haberse quedado en la Provincia, cuando muchos hubieran tenido la oportunidad de irse a trabajar con Macri en la Nación, que comparó con el “Manchester United”, o en la Ciudad, que comparó con “Boca”. En contraste, los felicitó por quedarse en “Defensa y Justicia”.

 

“No entendía por qué eligieron sumarse a este equipo donde ganan menos que en Nación o Ciudad, pero ustedes entendieron que la verdadera transformación es la de la Provincia”, dijo y también destacó que muchos que trabajan para su gobierno “gastan en viajar”. “La vocación de servicio es muy fácil darla cuando sos funcionario y tenés un sueldo, yo la quiero ver cuando no tienen un cargo”, afirmó.

La catarsis siguió frente a Vidal, donde primero hablaron algunos candidatos del interior que se quejaron por los embargos de ARBA, por el pago atrasado de la AUH por parte de la Anses, porque los intendentes capitalizan las obras financiadas por la Provincia y por el “abandono” de Macri a la clase media, entre otros reclamos.

 

“María Eugenia se cansó de escucharlos y nos pidió que hablemos los del Conurbano para agilizar la reunión”, contó uno de ellos. Los oradores elegidos fueron Carlos Regazzoni (Almirante Brown), Agustina Ciarletta (San Fernando), Alejandro Finocchiaro (La Matanza) y el radical Luis Otero (Avellaneda), que sorprendió por su flamante “épica” vidalista.

 

Frente a sus candidatos, Vidal pidió volver a las “bases” de 2015 y hacer una campaña anclada en el territorio, con visitas a vecinos y timbreos en todos los municipios. Citó a su jefe de Gabinete, Federico Salvai, que un rato antes en la reunión de gabinete había dicho que ya “no sirven” los mensajes de grupos de WhatsApp y los videos para redes, en una alusión a la estrategia fracasada de Marcos Peña.

 

Fuente: LaPoliticaOnline

Vidal pidió volver a los timbreos y no confrontar más con Kicillof

María Eugenia Vidal definió un giro en su campaña y pidió a su equipo no volver a confrontar con Axel Kicillof de cara a octubre. “La estrategia de polarización fracasó”, ratificaron a LPO desde el entorno de la gobernadora, donde ya nadie matiza las críticas a Marcos Peña.

“Escuché el mensaje de las urnas”, fue la frase más repetida por Vidal durante la jornada donde habló de autocrítica aunque la mayoría de los cuestionamientos de sus funcionarios parecen dirigidos a la Casa Rosada. De hecho, la gobernadora llegó tarde y se ocupó de aclarar -ante los 300 funcionarios del gabinete ampliado- que fue porque se quedó charlando con el ministro Hernán Lacunza.

 

“Hablé con Hernán. Solo le dije que no se deje llevar por las presiones políticas, que piense en los argentinos”, dijo Vidal en un mensaje que no es inocente, mientras desde su gobierno creen que el ex ministro, que viene de su riñón, puede resultar clave para destrabar el reclamo por el Fondo del Conurbano. Son unos 25 mil millones de pesos que le permitirían financiar sus propias medidas de “alivio” económico y hasta ahora le frenaba Nicolás Dujovne.

 

Desde el entorno de Vidal confiaron a LPO que la gobernadora se lo pidió ayer a Macri, con Lacunza presente, y el Presidente le prometió avanzar con el tema cuando se “estabilice” la situación. Por eso, un día después, desde la Provincia reiteraron el pedido público al funcionario.

Vidal aprovechó la cumbre para agradecerles a los suyos haberse quedado en la Provincia, cuando muchos hubieran tenido la oportunidad de irse a trabajar con Macri en la Nación, que comparó con el “Manchester United”, o en la Ciudad, que comparó con “Boca”. En contraste, los felicitó por quedarse en “Defensa y Justicia”.

 

“No entendía por qué eligieron sumarse a este equipo donde ganan menos que en Nación o Ciudad, pero ustedes entendieron que la verdadera transformación es la de la Provincia”, dijo y también destacó que muchos que trabajan para su gobierno “gastan en viajar”. “La vocación de servicio es muy fácil darla cuando sos funcionario y tenés un sueldo, yo la quiero ver cuando no tienen un cargo”, afirmó.

La catarsis siguió frente a Vidal, donde primero hablaron algunos candidatos del interior que se quejaron por los embargos de ARBA, por el pago atrasado de la AUH por parte de la Anses, porque los intendentes capitalizan las obras financiadas por la Provincia y por el “abandono” de Macri a la clase media, entre otros reclamos.

 

“María Eugenia se cansó de escucharlos y nos pidió que hablemos los del Conurbano para agilizar la reunión”, contó uno de ellos. Los oradores elegidos fueron Carlos Regazzoni (Almirante Brown), Agustina Ciarletta (San Fernando), Alejandro Finocchiaro (La Matanza) y el radical Luis Otero (Avellaneda), que sorprendió por su flamante “épica” vidalista.

 

Frente a sus candidatos, Vidal pidió volver a las “bases” de 2015 y hacer una campaña anclada en el territorio, con visitas a vecinos y timbreos en todos los municipios. Citó a su jefe de Gabinete, Federico Salvai, que un rato antes en la reunión de gabinete había dicho que ya “no sirven” los mensajes de grupos de WhatsApp y los videos para redes, en una alusión a la estrategia fracasada de Marcos Peña.

 

Fuente: LaPoliticaOnline

× ¿Te ayudamos?