VIDEO | Así se enfrentó la policía con los delincuentes que coparon una comisaría

El celular no solo les sirvió a Leandro Aranda, de 22 años, y a su novia Zahira Ludmila Bustamante, de 19, para mantenerse conectados a través de las rejas del calabozo en el que él estaba encerrado. Los chats de WhatsApp fueron también la hoja en la que diseñaron dos intentos por fuga: el último derivó en un tiroteo dentro de la seccional de San Justo donde la oficial Rocío Villareal fue baleada y sigue en grave estado.

 

Por su intervención en el intento de copamiento, la policía recibirá un asenso extraordinario, adelantaron fuentes policiales. 

 

La joven de 19 años habría sido una pieza fundamental en el asalto a la comisaría 1° de San Justo (La Matanza), cometido el lunes a las 5 de la madrugada. Los investigadores creen que fue ella la que planificó el ataque a través de mensajes que intercambió con Aranda, preso desde agosto pasado por un homicidio. El intento de cuatro asaltantes vestidos de policías de tomar la seccional derivó en un tiroteo en el que resultó herida la sargento Villarreal, de 25 años.

 

La oficial fue decisiva para frustrar el copamiento a la comisaría. Fue la primera en enfrentarse a los asaltantes. En el intercambio de disparos recibió un tiro en el abdomen que le atravesó varios órganos y le provocó “lesiones severas en la columna”. Este martes continuaba internada en terapia intensiva en una clínica de Villa Crespo.

 

Después de Villarreal salieron los tres compañeros que estaban con ella en la oficina y no bien aparecieron los falsos policías se refugiaron detrás de sus escritorios, según se puede ver en los videos de las cámaras de seguridad.

 

Por ahora, el caso, que investiga la fiscal Alejandra Núñez, tiene dos detenidos: Zahira Bustamante y Bruno Marullo Postigo (19). A la novia de Aranda la apresaron el lunes a la noche, frente a la comisaría 1° de San Justo, cuando volvió al lugar para un nuevo intento de fuga. Estaba camuflada entre los familiares de otros presos. También le secuestraron el celular, en el que encontraron conversaciones con detalles del ataque.

 

Luego del hecho, la Policía requisó el calabozo y encontró cuatro teléfonos. Uno de ellos habría sido ingresado clandestinamente por Aranda para planificar el atraco.

 

A Postigo lo reconocieron gracias a las cámaras de seguridad. En el momento del ataque fue visto en un Volkswagen Vento dándole apoyo a la banda. También lo detuvieron el lunes, cuando merodeaba por Tomás Villegas y Monseñor Marcón, a una cuadra y media de la comisaría. En su poder tenía los papeles de un Volkswagen Fox gris similar al que usaron en el intento de la toma de la seccional.

 

 

FUENTE: CLARÍN