Violencia de género: en enero hubo un homicidio cada 22 horas

Surge de un informe del Observatorio “Ahora que sí nos ven”. La cifra muestra el mismo incremento que se había dado en diciembre.La estadística se sostiene y lo que sostiene a la estadística es la violencia machista, que no para. En enero -entre el 1° y el 30- hubo 34 femicidios: uno cada 22 horas. Así lo determina el registro nacional de asesinatos mediados por la violencia de género que lleva el Observatorio “Ahora que sí nos ven”, basado en medios gráficos y digitales de todo el país.

Esa misma estadística -la de una mujer asesinada cada 22 horas- ya se había dado en diciembre, según esa misma organización. Los datos encendieron las alarmas: el registro del observatorio entre enero y noviembre de 2019 indicaban que había, en promedio, un femicidio cada 27 horas. En el último mes del año la violencia machista se agravó aún más y aumentaron los casos: hubo 30 femicidios en los primeros 28 días de diciembre. Más de un asesinato por día.

Los patrones de esa violencia ejercida contra las mujeres se repiten. Según la información recopilada por el observatorio sobre enero, la mayoría de los crímenes -siete de cada diez- fue ejecutado por parejas o ex parejas de la víctima.

Los 34 femicidios dejaron sin madre a 38 niñas, niños y jóvenes que, en caso de ser menores de edad, tienen derecho a exigirle al Estado que los indemnice ante esa pérdida, según prevé la llamada Ley Brisa. Es que la erradicación de la violencia de género -también según está previsto en la legislación nacional- es uno de los deberes del Estado: las estadísticas dan cuenta de que ese objetivo no se cumple.

El 31% de las mujeres asesinadas en enero de este año ya había radicado una denuncia contra su femicida. En uno de los 34 casos, incluso, se había establecido una medida judicial con el objetivo de proteger a esa mujer: no fue suficiente. En más de la mitad de los casos -el 53%- el asesinato tuvo lugar en la vivienda de la víctima, y en el 35% el escenario fue en la vía pública.

El Observatorio “Ahora que sí nos ven” contempla dentro de esos 34 femicidios dos vinculados: uno de una mujer y otro de un varón. Un femicidio vinculado ocurre cuando el femicida asesina a alguien del entorno de su víctima directa -un hijo, una hermana, una madre- para provocarle un daño irreparable. Es otra de las formas de la violencia de género.

“Es importante reflexionar en torno a que los femicidios son la punta del iceberg de los distintos tipos de violencias que reproduce el sistema cultural machista en el que vivimos”, sostiene un comunicado del observatorio. Y agrega: “Resulta necesario cuestionar la desigualdad, los estereotipos y las representaciones sostenidas por el patriarcado para poder desarticularlo. En este sentido, es vital que en ámbitos públicos y privados se dicten capacitaciones como las establecidas en la Ley Micaela y que se cumpla el dictado de los contenidos de la Ley de Educación Sexual Integral en todas las escuelas del país para prevenir y erradicar la violencia machista”.

La Ley Micaela, aprobada en 2018, obliga a que se dicte capacitación en género a todos los funcionarios del Estado. La ley de Educación Sexual Integral​ fue sancionada en 2006 pero su implementación es deficitaria: establece que, desde el jardín de infantes en adelante, deben dictarse contenidos que, entre otros objetivos, insten a desarticular la desigualdad y los estereotipos de género.

En enero, la violencia machista fue muchas veces señalada como la matriz que habilitó a diez varones de entre 18 y 21 años a golpear hasta asesinar a Fernando Báez Sosa, un joven de 19 años, en la puerta de un boliche de Villa Gesell. Es, la muchos expertos, también la matriz que subyace en el asesinato de una mujer cada 22 horas.

× Whatsapp