Ya no quedan técnicos argentinos en el Mundial

Argentina siempre se destacó por exportar futbolistas a prácticamente todas las ligas profesionales del mundo. Son muy pocos los países afiliados a la AFA que no tengan a un argentino jugando entre los suyos.

Una tendencia que también se vio mucho, en mundiales anteriores, en selecciones ajenas. Incluso algunos, como Mauro Camoranesi, lograron ser campeones del mundo representando a otros países.

Con los directores técnicos no fue tanto. Algunos, como Alfredo Distéfano, sí consiguieron reconocimientos internacionales, pero fueron excepciones.
En este Mundial de Rusia 2018 se dio una situación extraña: de las 32 selecciones participantes, 5 tenían argentinos sentados en el banco y dando órdenes. Ningún otro país tuvo representación semejante.

De los 5, sólo dos accedieron a octavos y ambos fueron eliminados en esa fase. Los únicos argentinos que quedan en el mundial son los árbitros (Néstor Pitana, Mauro Vigliano – en el VAR – y Hernán Maidana y Pablo Velatti – asistentes -).

Juan Antonio Pizzi con Arabia Saudita, Héctor Cúper con Egipto y Ricardo Gareca con Perú se despidieron temprano: sus selecciones al término de la segunda fecha ya estaban eliminadas de la Copa. Completaron los tres partidos del calendario y a casa.

Jorge Sampaoli con Argentina tuvo una actuación decepcionante y también retornó a Buenos Aires pronto: sólo alcanzó los octavos de final y perdió con Francia 4 a 3.

El último en irse fue José Néstor Pekerman con Colombia. Su equipo cayó por penales frente a Inglaterra (4 a 3) este martes y sacó pasaje de vuelta a Sudamérica.

Así, los cinco que empezaron quedaron pronto en el camino. Lo que es un futuro todavía incierto es qué pasará con sus cargos: quién podrá buscar revancha en Qatar 2022 y quién se quedó ya sin crédito.

 

 

Por Facundo Insegna.