Zanjitas: por “aplicación del principio de la duda”, absolvieron a la dueña de la empresa Polo

AUDIO: LECTURA DEL VEREDICTO

{mp3} veredicto11092019{/mp3}

 

AUDIO: JOSÉ LUIS DOPAZO (ABOGADO DE PARTICULARES DAMNIFICADOS)

{mp3} dopazo11092019{/mp3}

 

AUDIO: MARCOS JUÁREZ (ABOGADO DE MABEL TYEMPERTYOPOLOS)

{mp3} juarez11092019{/mp3}

 

Por unanimidad, el Tribunal de la Cámara de Penal N°2 absolvió este miércoles a Mabel Tyempertyopolos, dueña de la empresa Polo, en el juicio que se llevaba en su contra por el siniestro vial conocido como la “tragedia de Zanjitas”.

La propietaria de la firma transportista estaba acusada de los delitos de “homicidio culposo y lesiones culposas” en perjuicio de alumnas y docentes del Colegio Santa María, en el hecho sucedido el 2 de noviembre del 2011.

El Tribunal llegó a la decisión bajo el argumento de la “aplicación del principio de la duda”.

Tyempertyopolos llegó al debate oral imputada como responsable de la muerte de las estudiantes de 5° grado Luz María Bianciotti (10), Salomé Ana Paula Garro (11), Daira Rocío Mariani Manucha (10), Iara Melina Medero (10), Julieta Sánchez (10) y Paula Lucía Quiroga Morasso (11), además de la vicedirectora de la primaria María Virginia Farías (30) y la maestra Jessica Brancal (22).

Las alumnas y profesoras del Colegio Santa María viajaban como pasajeras en un micro de Polo que fue arrollado por un tren de la empresa América Latina Logística (ALL) en la Ruta 3 y vías del ferrocarril San Martín. El contingente, integrado por más de 48 personas, realizaba una misión solidaria en el interior provincial.

El fallo dejó cierta sensación de conformidad en abogados tanto de particulares damnificados como de la acusada.

Por ejemplo, José Luis Dopazo, que representó a familias de víctimas del siniestro vial, consideró que el hecho que se haya aplicado el principio de la duda “pone sobre el tapete la posibilidad de una responsabilidad penal por parte de la dueña de la empresa, algo que no tiene antecedentes en la República Argentina”.

Marcos Juárez, defensor de Tyempertyopolos, por su parte, dijo que vivió el fallo con “felicidad y alivio”, aunque remarcó que el proceso que se extendió por casi 8 años trajo graves consecuencias para la salud mental de su cliente. “Parte de esta situación de incertidumbre de estar sometida a un proceso penal la llevó a dos intentos de suicidio, la llevó a que el día de hoy ella esté internada en una clínica psiquiátrica, la llevó a un estado de depresión sumamente profundo”.

En este sentido, relató que al salir de la sala de Debates Orales N°2, en la que se realizaron las dos audiencias del juicio que comenzó el martes, “se desmayó en el pasillo; tuve que sujetarla y tenerla unos instantes”.

Zanjitas: por “aplicación del principio de la duda”, absolvieron a la dueña de la empresa Polo

AUDIO: LECTURA DEL VEREDICTO

{mp3} veredicto11092019{/mp3}

 

AUDIO: JOSÉ LUIS DOPAZO (ABOGADO DE PARTICULARES DAMNIFICADOS)

{mp3} dopazo11092019{/mp3}

 

AUDIO: MARCOS JUÁREZ (ABOGADO DE MABEL TYEMPERTYOPOLOS)

{mp3} juarez11092019{/mp3}

 

Por unanimidad, el Tribunal de la Cámara de Penal N°2 absolvió este miércoles a Mabel Tyempertyopolos, dueña de la empresa Polo, en el juicio que se llevaba en su contra por el siniestro vial conocido como la “tragedia de Zanjitas”.

La propietaria de la firma transportista estaba acusada de los delitos de “homicidio culposo y lesiones culposas” en perjuicio de alumnas y docentes del Colegio Santa María, en el hecho sucedido el 2 de noviembre del 2011.

El Tribunal llegó a la decisión bajo el argumento de la “aplicación del principio de la duda”.

Tyempertyopolos llegó al debate oral imputada como responsable de la muerte de las estudiantes de 5° grado Luz María Bianciotti (10), Salomé Ana Paula Garro (11), Daira Rocío Mariani Manucha (10), Iara Melina Medero (10), Julieta Sánchez (10) y Paula Lucía Quiroga Morasso (11), además de la vicedirectora de la primaria María Virginia Farías (30) y la maestra Jessica Brancal (22).

Las alumnas y profesoras del Colegio Santa María viajaban como pasajeras en un micro de Polo que fue arrollado por un tren de la empresa América Latina Logística (ALL) en la Ruta 3 y vías del ferrocarril San Martín. El contingente, integrado por más de 48 personas, realizaba una misión solidaria en el interior provincial.

El fallo dejó cierta sensación de conformidad en abogados tanto de particulares damnificados como de la acusada.

Por ejemplo, José Luis Dopazo, que representó a familias de víctimas del siniestro vial, consideró que el hecho que se haya aplicado el principio de la duda “pone sobre el tapete la posibilidad de una responsabilidad penal por parte de la dueña de la empresa, algo que no tiene antecedentes en la República Argentina”.

Marcos Juárez, defensor de Tyempertyopolos, por su parte, dijo que vivió el fallo con “felicidad y alivio”, aunque remarcó que el proceso que se extendió por casi 8 años trajo graves consecuencias para la salud mental de su cliente. “Parte de esta situación de incertidumbre de estar sometida a un proceso penal la llevó a dos intentos de suicidio, la llevó a que el día de hoy ella esté internada en una clínica psiquiátrica, la llevó a un estado de depresión sumamente profundo”.

En este sentido, relató que al salir de la sala de Debates Orales N°2, en la que se realizaron las dos audiencias del juicio que comenzó el martes, “se desmayó en el pasillo; tuve que sujetarla y tenerla unos instantes”.